El blog de José Barral
Insulario del nesófilo

Insulae Maris Nostri Mediterranei, Salve!
©  JB - Nov. 2005
_________
- Índices: cronológico y temático || In memoriam || Club AMQ || Links
___
- En actualización y revisión permanente, salvo textos impresos (scripta manent...)
- Los links internos no aparecen subrayados

Pazar, Aralık 04, 2005

a la caída del sol vimos las montañas de la tierra de al-Andalus...
[post nº 39]

foto Juan Pérez Escribano (3/12/2005)
El Montgó (Denia) desde Cala d'Hort (Ibiza). La misma vista que tuvo
Ibn Ğubayr el 14 de abril de 1185... (foto Juan Pérez Escribano, 3/12/2005)


,,Mes de muharram del año [5]81 [4 de abril a 3 de mayo de 1185]
... Estos vientos de componente este nos acompañaron alrededor de dos días en que avanzamos rápidamente, dejando la isla de Cerdeña a estribor; luego, vientos racheados jugaron con nosotros y nos hicieron batir el mar a lo largo y a lo ancho y no divisábamos tierra alguna, hasta que se ensombrecieron nuestros temores e imaginamos que el viento nos arrastraría en dirección a la costa de Barcelona —'Que Dios la destruya!—. Pero Dios nos concedió la salvación, cuando vimos la tierra de la isla de Ibiza, la noche del sábado 10 [14.4] del mes antes citado. Casi no podíamos vislumbrarla por la lejanía: era como una imagen confusa. Cuando era ya día, del sábado mencionado, nos apareció con toda claridad y entramos en el puerto de la isla mencionada, al anochecer, tras sufrir al entrar en él el embate de vientos contrarios. Echamos el ancla, quedando la ciudad aproximadamente a cuatro millas de nosotros. Nuestro anclaje estaba enfrente de la isla de Formentera, que está separada de Ia isla de Ibiza (habiendo entre ambas alrededor de cuatro o cinco millas) y tiene muchas a1querías habitadas. Permanecemos en puerto cerca de dos montes aislados y emparejados, conocidos por los nombres de "el Viejo" (al-Šayh) y "la Vieja" (al-Άğūz). Aquella noche, con el ocaso, vimos las montañas de la tierra de al-Andalus, y la más cercana de ellas a nosotros era el monte de Denia conocido por Qā’ūn.

Entonces las miradas se fijaron en esta tierra alegres por verla, y las almas se regocijaron de acercarse a ella. El 'domingo' día 11 de este mes [15.4] amanecemos todavía en el mencionado puerto, con viento de poniente, mientras esperamos la perfección de la buena gracia de Dios —¡Alabado sea!—, con el envío de un viento favorable en su dirección por las manos de su gracia (si Dios quiere). Avanzada ya la mañana del 'martes' día 13 de este mes [17.4] partimos con suerte propicia y con baraka, con un viento de levante que soplaba suavemente, con apaciguado aliento, rogando a Dios —¡Alabado sea!— que anime su soplo y refuerce su velocidad. Los montes de Denia aparecen ante nosotros, muy cercanos a la vista —¡aue Dios complete Su gracia sobre nosotros y que perfeccione Su tarea con Su bondad para nosotros!—. El viento fue persistente y largo, con el favor de Dios, y, así, al anochecer del jueves día 15 del mencionado mes [19.4], desembarcamos en Cartagena, agradeciendo a Dios lo que nos concedió de salvación y salud. —¡La gracia es para Él, que es el Señor de los Mundos y Sus bendiciones sobre Mahoma, 'Último de los profetas' e 'Imām de los enviados"—.

_______
Traducción de © J. Barral (de las pp. 346-347 de la edición de la Rihla de Ibn Ğubayr, hecha por William Wright sobre un manuscrito de la Universidad de Leiden; utilicé la segunda edición revisada por M. J. de Goeje, Leyde-London 1907. Éste es el tercer fragmento de los que, relacionados con las Pitiusas, fueron publicados en mi artículo "Ibn Ğubayr pasa por las Islas (14-17.4.1185)", Diaro de Ibiza, 19/5/1985, pp. 27-29)
texto codificado en refacción

1 Comments:

Blogger Salón de sol said...

José Barral

¡Ya estoy aquí! Hemos pasado el finde en Córdoba, lluvioso intermitente, impertinente...

Que gracia, esperaban a que el viento les fuera favorable, esa gente no sufría de "estrés", y yo quejandome, que el limpia-parabrisas de mi coche no tenía más velocidades...

Las fotos de Juan, preciosas, muy pocas veces se ven tan claras las costas de Denia.

Besos de levante, con apaciguado aliento...
Helena.

Pazar, 04 Aralık, 2005  

Yorum Gönder

<< Home