El blog de José Barral
Insulario del nesófilo

Insulae Maris Nostri Mediterranei, Salve!
©  JB - Nov. 2005
_________
- Índices: cronológico y temático || In memoriam || Club AMQ || Links
___
- En actualización y revisión permanente, salvo textos impresos (scripta manent...)
- Los links internos no aparecen subrayados

Cuma, Ocak 11, 2008

las espadas pisanas que aterraron Ibiza
[post nº 310]

Tenemos perfectamente documentada la cruzada pisana contra las islas Baleares en la segunda década del siglo XII. Sin embargo los variados textos que de ella tratan no han sido siempre bien leídos, copiados, editados, traducidos o interpretados; algunos incluso son muy poco conocidos por poco divulgados.

Un ejemplo elocuente de esto lo tenemos en el pasaje que narra un interesante episodio bélico que, en la primavera de 1114, sucedió en Ibiza cuando durante un ataque combinado de los cristianos se produjo un feroz enfrentamiento, en el que estuvieron implicados los abanderados de ambos bandos combatientes. En este incidente el noble italiano Arduino 'el Luciniense' (sobre el que tengo publicada una breve nota ) persigue al portaestandarte ibicenco, que veloz huía solo después de lanzar su azagaya ritualmente cual fecial.
El noble 'luciniense' sigue al ibicenco por los pedregosos campos de las afueras de la ciudad; finalmente alcanza a la carrera al alférez insular y, sin pararse siquiera, lo degüella con su tremenda espada.


Es el Liber Maiorichinus la fuente que nos transmite memoria de esta escaramuza, diciendo que el noble

Luciniensis eum saxosa per arua sequutus
hunc cum hau uaro iugulauit protinus ense
.

Pero este texto no fue siempre bien comprendido ni por primeros copistas del original, ni por sucesivos editores y traductores. Y todo el problema reside únicamente en dos palabras que analizamos a continuación. El manuscrito más antiguo contiene la intervención sacrílega de un tardío lector que, no entendiendo bien el pasaje, propuso en lección correctora h[avv aro] donde el manuscrito conserva clarísimamente hau uaro:

En otro manuscrito, de una segunda redacción de la misma obra, figura ya incorporada por el copista la errónea lección bauuaro:

Desde la editio princeps (1647) todos los editores sucesivos (1722, 1725, 1841, 1854, 1976, 1996) leyeron ‘Bavaro’, ‘bavaro’, ‘bauuaro’, ‘Bauuaro’. En 1904 Calisse, corrigiendo el códice P, editó haud varo.

'bávara' contra dáctilo
Las dos palabras hau uaro, al ser tomadas como una sola por algunos editores, fueron entendidas por sus traductores como el adjetivo ‘bávaro’ relativo a una espada. Pero no hay constancia documentada de espadas bávaras en toda la lexicología latina. Por su parte los que siguieron la lección del manuscrito más antiguo, conservando por tanto dos palabras independientes, las tradujeron por ‘rigida spada’ (1964) o ‘espasa enfrontada’ (1991), haciendo arriesgados acostamientos semánticos. Y aquí decir también que el hápax hau del códice no requería de corrección (1904) alguna, pues es arcaica forma perfectamente válida contra sus variantes, nueve en el manuscrito; en el que por cierto uaro también es hápax.

El ritmo del hexámetro requiere en el verso citado un dáctilo inicial, que proporciona así una correcta interpretación de la extraña estructura sintáctica del texto, usando doble adverbio. Y asimismo desvela un singular dato histórico, corroborado por fuente árabe.

Las supuesta espada ‘bávara’ era en realidad una de las famosas 'espadas pisanas’, que un árabe coetáneo describe como corvas añadiendo además que, flexibles y largas como las indias, se podían portar ceñidas cual cinturones:

espadas indias tipo 'urumi'


Flexibles y terribles, similares pero diferentes de las indias y tan cortantes, aunque no de hoja múltiple como éstas, eran las imponentes ‘espadas pisanas’ de esta historia; prueba de los mortíferos efectos del uso magistral () de una espada no ‘bávara’... sino ‘corva’ y pisana.


Concluyo con mi versión del verso discutido, así por mí editado:

Luciniensis eum saxosa per arua sequutus
hunc cum hau uaro iugulauit protinus ense.


El Luciniense, persiguiéndolo por pedregosos campos,
sin siquiera pararse lo degolló con la corva espada.


texto codificado en refacción

0 Comments:

Yorum Gönderme

<< Home