El blog de José Barral
Insulario del nesófilo

Insulae Maris Nostri Mediterranei, Salve!
©  JB - Nov. 2005
_________
- Índices: cronológico y temático || In memoriam || Club AMQ || Links
___
- En actualización y revisión permanente, salvo textos impresos (scripta manent...)
- Los links internos no aparecen subrayados

Cumartesi, Ocak 26, 2008

un príncipe balear llamado Mariano
[post nº 314]

El nombre del protagonista de nuestro anterior post, me trae a la memoria otro muy parecido, que asimismo figura en una de las fuentes italianas relacionadas con nuestras islas.

Entre los apasionantes episodios documentados de la cruzada pisana contra las Islas Baleares, figura la captura de una princesa y su hijo en aguas de Formentera a finales de 1114. Se trataba en realidad de la mujer de Abū 'l-Rabī‛ Sulaymān ibn Labbūn (nombre latinizado en Burabe), general en jefe del ejército insular que sería después último emir del reino taifa de las Islas Orientales de Al Ándalus. Liberada al final de la contienda, ya convertida en reina, decidió libremente seguir, con su pequeño hijo, al ejército italiano en su retorno triunfante a Pisa, acompañando así a su marido el emir, emblemático prisionero este de las tropas cristianas.

Cuentan viejas crónicas pisanas, coetáneas y posteriores, que la reina y su hijo se convirtieron al cristianismo adoptando nuevos nombres. De aquéllas las más tardías añaden pormenores adicionales, a lo mejor ficticios o quizás provenientes de fuentes hoy desaparecidas.

La triunfal entrada en Pisa, por su Porta Aurea, del ejército vencedor fue celebrada en magníficos ejemplares de pintura histórica, interpretando viejas tradiciones locales. Un monumental cuadro al temple de Domenico Cresti 'Il Passignano' ocupó lugar destacado en la catedral pisana (1618), pero fue lamentablemente destruido en 1831.
Hoy se conserva en testimonial copia de Gaetano Ciuti (1829), y en ella se ve claramente siguiendo al Arzobispo, y a caballo en el desfile cívico de la entrada en Pisa (1115), a la reina balear y a su pequeño hijo; ese que, según el texto editado aquí por primera vez, se habría de llamar poco después Mariano...

Se dice en las Croniche di Pisa (1655) de Jacopo Arrosti, conservadas en manuscritos nunca antes publicados, al final de un extenso relato que narra la guerra y empresa de Mallorca, que la reina y su pequeño hijo fueron llevados en triunfo a Pisa; y que, bautizados allí por el Obispo, al hijo se le llamó Mariano; y que lo hicieron canónigo de la catedral, y que le devolvieron luego el reino paterno:
All’ultimo morto il Rè, la Regina con un piccolo figliolino in trionfo condussero a Pisa, li quali furno battezzati dal Vescovo, il qual figliolo si domandò Mariano, e fù fatto del Capitolo del Duomo Canonico, e fulli restituido il Reame, dove li Pisani fecero dimolte fortezze, e per essere il Rè giovane madarno al governo di esso fra gl’altri Mr. Benedetto Orlando Signore della Sassetta, e di molti monaci di S. Giovan Gualberto, quali convertirno alla Fede Cristiana quei Popoli e fecero edificare molte Chiese; Siccome lassò scritto nella sua Historia Mr. Benedetto de Maschiani, et appare questa Vittoria in una pietra che stà nella facciata della Chiesa di S. Salvadore dell’Auro edificata per quella Vittoria da Uguccione Gismondi Buzzaccherini Generale del Popolo Pisano. Hoggi detta Chiesa si domanda Sant' Alò.

Del bautismo del príncipe hablan otras crónicas, pero el nombre de Mariano sólo aparece en ésta; y no en su fuente principal reconocida, Benedetto Mastiani [Maschiani en el cod.] que, en este caso, es más parca en detalles según podemos comprobar en el siguiente pasaje:
Postremo, Rege interfecto, Reginam cum parvo filio Pisas in triumphum duxere: filius autem sacro fonte ablutus, et Canonicus factus, tandem in Regnum paternum dimittitur.

Lo cual supone para el texto de Arrosti ("copiato di scritture antiche digne di fede", dice) fuentes adicionales no identificadas todavía.

Tenemos constancia por fuentes árabes del nombre musulmán del joven príncipe, Al-Rabī‛ b. Sulaymān Ibn Labbūn, pero sobre su posterior nombre cristianizado las fuentes discrepan, ya que mientras algunas le llaman Lamberto, y Arrosti le llama Mariano, otras no mencionan el nombre impuesto en su bautismo, hecho éste último que sí recogen concordes. Lo mismo sucedería con el nombre cristianizado de su madre, la reina balear, y de ello trataré otro día.

texto codificado en refacción

0 Comments:

Yorum Gönderme

<< Home